lunes, 6 de octubre de 2014

nº 102

Siento el ligero pinchazo y el dolor.

Siento como absorbe, como me consume y poco a poco me va dejando vacía.
Empiezo a no sentir nada, a dejarme llevar.
Dejo de luchar mientras toma todo de mi sin dejar ni una sola gota en mi sistema.
No necesito que me salven, porque ya estoy perdida.

He dejado de sentir dolor, de tener sentimientos, de ser la persona que era.
La esencia se pierde y nace un nuevo ser, uno sediento, uno frío como el hielo.
Siento que soy prisionera y a la vez libre, de poder ser quien yo quiera, de empezar de nuevo. 

Esta vez no me dejaré llevar por los sentimientos salvo por uno, el cual hace que viva, el cual hace que siga en este caótico mundo.
El que me convirtió desapareció, dejando su marca en mi cuerpo.
Lo sentí ese mismo día cuando se marchó, sentí que ya nada volverá a ser lo mismo
Ya no seré la que una vez fui.
Que el mundo descubra en lo que me ha convertido, 
Que el mundo descubra mi nuevo yo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario