jueves, 19 de junio de 2014

El sol y La Piel. Parte III

Anteriormente hemos hablado de cómo proteger nuestra piel, pero ¿qué hacer cuando consigues broncearte? Aquí te explico cómo conseguirlo y qué hacer para que dure mucho más tiempo.

Cómo prolongar el bronceado

  • Uno de los puntos más importantes ha tener en cuenta es la hidratación. Podemos hidratarnos bebiendo agua y aplicando crema según tu tipo de piel, ya sea piel seca, grasa, normal… con esto evitamos escozor, tirantez o sequedad

  • Exfoliar tu piel. No sólo eliminas las células muertas, si no que ayudas a que tu bronceado sea más uniforme. NO atenúa el bronceado. Ayudas también a que la
    hidratante penetre mucho mejor. Recomiendo exfoliar 24-48 horas antes de una exposición solar.

Exfoliante Natural: Mezclar azúcar moreno y aceite de oliva/miel ó sal gorda y tu crema hidratante habitual; aplicarlo realizando movimientos circulares, después aclarar con abundante agua.

  • Compresas de té: No sólo hidrata tu piel si no que es astringente. Es un gran antioxidante que inhiben los radicales libres, por lo tanto nos ayuda a protegernos cuando nos exponemos al sol.

  • Alimentos que ayudan a broncearnos y a prolongarlo

Betacaroteno: es conocido como provitamina A, pertenece a la familia de los carotenoides y se trata de un pigmento vegetal que el hígado transforma en vitamina A. Esta vitamina no es una única sustancia, como ocurre con muchas vitaminas, sino que son varias (retinol, retinal y ácido retinoico) y también las provitaminas A, compuestos naturales presentes en frutas y verduras.
Es un potente antioxidante y aporta color a la piel.
Dónde encontrarlo: Sandía, melón calabaza, zanahoria, frambuesas, tomates, papaya, etc. (frutas y verduras con pigmentación fuerte)



Vitamina C: Antioxidante, regenerante, hidratante e iluminadora. Dónde encontrarlo: pimientos, naranjas, limones, pomelos, mandarina, lima, plátanos, manzanas, melones, zanahorias, piña, pera, frambuesa, fresa, coco, patatas, coliflor, brécol, rúcula, alimentos con pigmentación fuerte que además estimulan la producción de melanina como en los betacarotenos.

Vitamina D: Fortalece el sistema inmunitario, potente antioxidante, ayuda a absorber minerales (ej: calcio y fósforo) 
Dónde encontrarlo: Lácteos, pescado, huevos, cereales, cacao, atún, yogurt.

Vitamina E: Antioxidante, cicatrizante, regenerador, ayuda a mantener la humedad de la piel
Dónde encontrarlo: Huevos, carne, leche, mantequilla, aceite de coco, germen de trigo, frutos secos, cereales, melocotón, kiwis, papaya, mangos, soja, etc.

Ácidos grasos: Aportan elasticidad y firmeza, ayudan a mantener una piel sana e hidratada. 
Dónde encontrarlo: Zanahoria, nueces, soja, aceite de girasol, frutos secos, uvas, cereales, ajo, cacahuetes, aguacates, pescado azul, lácteos, arroz, maíz, etc.


Selenio: Otro antioxidante, excelente para combatir los radicales libres.
Se encuentra en frutos secos, nueces, almendras, pepinos, ajos, lechuga, tomate, judías, soja, cereales, maíz, avena, ciruelas, uvas, melones, melocotones, fresas, peras, setas, etc

Zinc: Favorece la cicatrización (quemaduras, heridas) y ayuda a obtener un mejor aspecto de la piel.
Se encuentra en cereales, galletas integrales, germen de trigo, pipas de girasol, pescado, carne, nueces, sésamo, avena, centeno, aloe vera, pepino, plátanos, lechuga, arroz, etc



Todos éstos no sólo ayudan a prolongar el bronceado sino que ayudan a protegerla, hidratarla y mejorarla. Tomando algunos de éstos alimentos obtendrás un bonito y saludable bronceado. Si os fijáis bien casi todos son antioxidantes, ya que es muy importante para combatir los radicales libres, para proteger no sólo nuestra piel si no nuestro cuerpo.
Si quieres conseguir un bronceado más rápido te aconsejo tomar alimentos que tengan betacaroteno y vitamina C.