martes, 21 de mayo de 2013

Una nueva vida

Nunca comenzar de nuevo fue fácil. Otra ciudad, otro trabajo, otra casa... Todo cambia a tu alrededor, pero la que no cambias eres tú. Te cuesta admitir que ya no hay vuelta atrás, que todo quedó en el pasado y que ya nada será igual.

Con inseguridad miras hacia el presente, hacia un nuevo comienzo, incierto pero a la vez lleno de ilusión y esperanza. Crees que todo irá a mejor y que es la mejor decisión que has tomado en tu vida.
Por eso pides fuerza y que todo salga bien. Al principio costará, ¿Quién dijo que la vida sería fácil?
Te quedas observando a través de la ventana la ciudad que tienes a tus pies, pensando que estás dispuesta a luchar y que no te arrepentirás. 


Con una media sonrisa, te animas a tí misma, porque te mereces que te pasen cosas buenas, te mereces un futuro prometedor, una nueva vida.
En el camino aparecerán flores que te alegrarán el día ó  breves momentos, pero también te encontrarás malas hierbas y espinas que sólo querrán hacerte daño, y te harán que cometas errores. No todo será agradable pero merecerá la pena luchar por ello.

Sé feliz en tu nueva vida, porque el mundo es jodido, pero no por eso debes hundirte. Mantén los pies en la tierra y cuando estés perdida, piensa en las decisiones que tomaste y busca tu camino a seguir. Encuentra cual es la mejor opción para vivir tu propia vida, porque vidas tenemos sólo una, y tu eres la que manda en ella.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Instantes De Vida


Si no te detienes a oler las rosas en el camino que recorres a diario, antes de que puedas notarlo, las flores estarán marchitas y después se habrán ido para siempre.

Hoy en día en plena crisis estamos estresados, ya sea por el dinero, por los estudios, la familia y muchas cosas más. Pero no estoy aquí para contaros algo que ya sabéis de sobra y que veis cada día. Estoy aquí para preguntaros: ¿os habéis detenido para poder apreciar las pequeñas cosas de la vida? Esos momentos cortos pero en los que disfrutas tanto ó más que un momento duradero y llegas a ser muy feliz. Son esos momentos, los que te animan el día.



Os animo a apreciar ésos momentos, ésas pequeñas cosas que nos ocurren a lo largo de nuestra vida, porque la vida pasa demasiado rápido y tenemos muchas preocupaciones. Ésos momentos nos ayudan y nos damos cuenta de que vale la pena vivir, aunque sea por ése instante.
Date ésa oportunidad de pararte, observar, despejar tu mente y disfrutar de la vida, porque cada minuto que no disfrutes, es algo que ya no podrás recuperar.


Aprovecha la compañía de las personas a las que quieres. Recuerda y vive los momentos especiales, ya sea un cumpleaños, una fiesta, una reunión, lo que sea, piensa que quizás no se vuelva a repetir. Son pequeñas cosas únicas e irrepetibles.
Siente las emociones de todos estos momentos e intenta que cada ocasión sea especial por muy breve que sea.
Ríete, recuerda que el tiempo se esfuma en un instante, haz lo que debas hacer para disfrutar hoy, no esperes a mañana. Cuando te pares a ver ó vivir por las pequeñas cosas, mira todo lo que te rodea y aprécialo. Carpe diem.