miércoles, 23 de enero de 2013

Razones


Alguna vez me he preguntado si cambiaría algo del año pasado... Mi respuesta: NO

Da igual si lo he pasado bien o lo he pasado mal; cuando lo pasas mal y te pasan ciertas cosas, son por alguna razón a veces extraña de la vida. Cuando algo cambia sin que tú puedas remediarlo, no ocurre porque sí y punto, aunque no sepas la razón, los cambios ocurren y muchas veces no puedes controlarlos.
Creo que todo lo que ha pasado es por algo… hay personas que han entrado en mi vida y he compartido casi de todo con ellos y se han marchado, para no volver. Otros sólo han estado conmigo de manera temporal, pero no por eso, no me han enseñado menos cosas que las otras personas. Es increíble la facilidad con la que la gente entra y sale de tu vida, a veces sin darte cuenta.

No siempre transcurre tu vida como tú quieres, si pasara como tu quisieras, la vida sería muy aburrida ¿no crees?
A veces se pasa muy mal, pero aprendes grandes cosas y te superas a ti mismo/a porque no te rindes y porque luchas por ser feliz y sigues o empiezas de nuevo con tu vida.



Otras, tienes momentos buenos que no quieres que se acaben y que sean eternos,  pero no duran para siempre y por eso los disfrutas mucho más y quedan grabados en tu cabeza para que en momentos difíciles puedas recordarlos y no venirte abajo, para no abandonar.

La vida tiene a veces unas maneras muy raras o muy malas de enseñarte lo que es la realidad, lo que es la vida en sí.
No le busques sentido a lo que te pasa, a veces no tiene ningún sentido ni razón ni respuesta, ocurre y nada más. Y otras simplemente, te dejas llevar por el buen momento en el que estás y lo disfrutas al máximo y te lo grabas bien en tu cabeza para no olvidarlo.
Me he dado cuenta de que no se puede vivir en esta vida lo bueno sin lo malo, es como el yin-yang, que no pueden vivir separados, se complementan. Pues de esto tratan las cosas buenas y las malas, que no pueden vivir lo uno sin lo otro.
 Nos sirve para aprender, te guía ante el camino que recorremos… que a veces ése camino se vuelve oscuro, difícil y otras brilla y sólo deseas seguir y seguir para seguir disfrutando, para seguir siendo feliz.

miércoles, 9 de enero de 2013

Propósitos

Ya se terminó el 2012, tantos recuerdos... Tantas cosas que han pasado.. Tantos cambios...

Ya me adapté a todo lo nuevo, ahora simplemente disfruto de la compañía de los demás y aprovecho los momentos, absorbo cada cosa buena que pasa, he olvidado todo lo malo y lo dejé en el pasado.
¿De qué sirve darle más vueltas? A veces no está en tus manos las situaciones que manejan otras personas, el daño ya está hecho y hay que dejarlo atrás para poder continuar con tu vida.... Cada uno sigue con su vida, como si no hubiera pasado nada, todo ha quedado en un lejano recuerdo, y parece como si hubieran pasado ya años. 
Ahora en 2013 estoy intentando llegar a una meta para que las cosas vayan a mejor, y yo mejore cada día, en esta época tan complicada en la que nos encontramos.

Disfruto de lo que tengo y de lo que hago; en éstos momentos intento volver a ser aquella chica alegre que solía ser hace un año... que ya está más que preparada para poder aguantar y resolver las complicaciones que se me presenten porque soy mucho más fuerte ahora que nunca.

Tengo propósitos que me gustaría cumplir, como todos supongo, ojalá se hagan realidad; puede que aún sucedan cambios en este nuevo año, pero seguro que no serán tan drásticos como el año pasado. Atrás quedó el 2012, dejo atrás todo mi pasado, sin rencores, sin tristeza, sin más dolor, quedándome con lo bueno y olvidando lo malo, porque ya no importa. He aceptado que ya nada será como antes, ¡¡será mucho mejor!! Nada de malos rollos, solo busco ser feliz con quienes me rodean, ser libre y poder hacer lo que quiera y disfrutar todo lo que pueda, ¡que el tiempo se pasa volando! 
Los buenos propósitos son bienvenidos, y que mi vida siga por la buena dirección, y  espero que la vuestra también.